Con tres canciones llenas de ritmo, Spumönni se presenta ante el mundo para dejar en claro que la pandemia hizo florecer lo mejor del Funk chileno emergente.

Spumönni no quiere quedarse en silencio durante estos primeros meses del año con respecto al ruido que generan las bandas nuevas en la escena Funk nacional. Así nos presentan sus 3 primeros lanzamientos nacidos y criados en corazones funkeros.

Al margen de ideologías musicales, lanzan «Boletazo», canción que relata la primera vivencia de la banda en su primer ensayo donde, faltando papelillos para enrolar, utilizaron un saldo de tarjeta BIP para «entrar en confianza» y darle vida a esta agrupación nacida en plena pandemia.

Los Spumönni son cuatro y son una familia: Raiko, Zony, Spumítalo y Diablo Mc’Duff recalcan que estando las condiciones necesarias (un lugar acondicionado con instrumentos y cervezas), pudieron avanzar rápido desde septiembre para crear un buen puñado de canciones espumosas, frescas, agradables y efervescentes.

Su sencillo «Cerveza» así lo refleja, siendo una canción que trata una temática demasiado sencilla como lo es el acto de capear el calor con chela y música (y qué ojalá nadie se enoje por aquello).

Esta triada de sencillos culmina el 13 de febrero, día donde Spumönni lanza «El Rescate (1312)».

Es un tema nocturno donde la banda comienza con un grito del acrónimo ACAB, y narra una historia de amistad, apañe y contención emocional. Pasando por varias atmósferas, emulando una aventura en ácido dentro de un vehículo, la canción imagina un viaje a un lugar interior donde se puede escuchar Funk en todas las radios.