El reconocido bajista dela agrupación funkera habló con ChileFunk hace unos años atrás y acá te dejamos lo que nos dijo cuando regresó a PapaNegro.

Por CristianNeira

La noticia impactó y afectó a todos: Mario García, el extrovertido y colorido bajista de PapaNegro se alejaba de la banda por temas personales, dejando con una suerte de vacío a muchos fanáticos.

La banda no se quedó ahí y organizó un concurso para encontrar al nuevo músico que los acompañaría. Sin embargo, el grupo Funk volvió a sorprender, anunciando el flamante regreso de Marito. (ojo, que los participantes de ese casting serán compensados)

Nosotros en ChileFunk quisimos ir más allá y nos comunicamos con Mario, quien gustoso accedió a darnos detalles de estas semanas vertiginosas que sucedieron en el seno de PapaNegro.

“Soy una persona ultra emocional. Llevaba 20 años desde que formé la banda y llegó un instante en que las cosas se me hicieron demasiado complicadas. En mi vida pasaba por un momento muy difícil y en la banda estábamos llenos de cosas, proyectos, tocatas, una gira súper intensa y extensa en Texas y eso hizo que todo me afectara aún más”, comenzó su interacción.

“Por eso decidí irme de la banda. Sin el ánimo de tocar en otro lado o de formar un nuevo grupo. Conversé con los chicos, que son mis amigos y hermanos, me comprendieron y me apoyaron en todo”, añadió.

Las razones no se las preguntamos, ni tampoco quisimos indagar más. Como dijo Mario, son personales. Eso sí, contó que “necesitaba pensar y reencontrarme conmigo. Hacer otras cosas que no estaba haciendo y otros asuntos personales, pero resulta que me fui de la banda y me fui dando cuenta que PapaNegro es parte de mi vida, mi cuerpo. Sin ellos me faltan las piernas o los brazos. Fue peor para el momento difícil que estaba pasando”.

Luchando contra la emoción en sus palabras, el músico nacional reveló que “cuando se publicó lo de mi alejamiento, entendí que yo era algo importante. La gente que escucha PapaNegro sentía que era parte vital dentro de la banda junto con los demás. Recibí muestras de cariño de todas partes, de familiares lejanos, amigos músicos que siempre me apoyaron y me ofrecieron muchas cosas. Tuve que desconectarme porque mi teléfono no paraba de sonar”.

Y eso, a Mario, le sirvió mucho. “Me lleno de energía y sentí que debía volver a la banda. Soy humano y cometo errores como cualquier persona y me dejo llevar por mis emociones. PapaNegro es mi vida y no lo puedo perder. Así que me acerque a mis hermanos de siempre, conversé con ellos y les dije que vengo a recuperarlos”, reveló a ChileFunk.

“Soy el bajista de PapaNegro y nunca dejaré de serlo. Quiero seguir adelante trabajando. La banda escuchó mis decisiones y como grandes amigos que somos me recibieron de nuevo y me dijeron que ese puesto siempre será mío aunque este otra persona. Echémosle pa’delante y hagamos el mejor disco de la historia. Estoy seguro que eso vamos a hacer”, continuó.

Mario quiso aprovechar este espacio para retribuir las innumerables muestras de cariño que recibió.

“Me faltan palabras para agradecer a toda la gente, siempre lo he dicho, los papanatas son la gente más fiel que hemos tenido y yo estoy eternamente agradecido. Les pido disculpas por haberme alejado y les digo que aprendí de todo y vuelvo con la mayor de las energías. Voy a seguir tocando con más ganas que antes. Los necesito mucho y siempre voy a estar para ustedes”, expresó con sentidas palabras, siempre al borde de la emoción.

Cerró diciéndonos que “gracias ChileFunk por apoyarnos siempre en la carrera y tienen todo nuestro cariño y respeto. El movimiento funk está más que unido”.