El ex guitarrista de Chancho en Piedra, Pablo Ilabaca, reveló las razones de su doloroso alejamiento de la banda marrana y habló de sus proyectos.

A más de dos años de su partida, Pablo Ilabaca habló sobre su salida de Chancho en Piedra, noticia que devastó a los fanáticos, pero que se compensó en algo con la llegada de C-Funk como reemplazante y miembro estable.

En conversación con Radio Cooperativa, Kvzon habló de todo, sobre su proyecto Jaco Sánchez, pero también sobre los más de 20 años que pasó con CHEP.

En Chancho en Piedra me gustaba harto tener un clan, una pandilla. Y nunca me sentí el solista de nada ni tampoco ahora, por eso me puse Jaco Sánchez en el proyecto”, empezó.

Cuando uno se va de un grupo como Chancho en Piedra, que es mi corazón y mi vida, todo es imborrable. Dar el paso al costado no se hace de la noche a la mañana, sino que son años de reflexión. Me preparé espiritualmente y de todas las formas para que no me afectara tanto ese cambio”, añadió.

Pablo Ilabaca, además, comentó que “si bien echo de menos a mis compañeros, dar ese paso al costado es lo que necesitaba para dedicarme y darle forma a mis proyectos. Quería entregar mi forma de hacer música, mi forma de ver la vida y que en los Chanchos era muy difícil, porque siempre había cuatro opiniones”.

Tengo mucho contacto con la banda, sobre todo con mi hermano Felipe ¿Qué opinión tengo de la música nueva? Es el camino que debe tomar una banda con un integrante como Cristián Moraga. Es importante que el proyecto tenga vida y es lo que les gusta a los chiquillos. Quizá a mí ya no me gustaba mucho ser un Chancho en Piedra, quería hacer otras cosas. Me pone feliz que estén bien y que sigan. Los Chanchos pasaron a pertenecer a la gente que los sigue y no a nosotros”, cerró.