Los polémicos mensajes al Gobierno siguieron este domingo en una sólida última jornada que tuvo a 80.000 personas en el Parque O’Higgins.

El tercer y último día de Lollapalooza Chile no podía desteñir luego de los acontecidos dos anteriores y cerró de manera espectacular con un abrumador paso de Arctic Monkeys en una jornada que nuevamente tuvo polémicas y hasta la visita ilustre del ex atleta Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo.

Desde temprano la gente comenzó a llegar al Parque O’Higgins porque había una cita histórica. Fiskales Ad-Hok abrían el VTR Stage con toda la historia a cuestas de una banda ícono en la música chilena y con un mensaje político potente.

Es por eso que la banda liderada por Álvaro España no tuvo reparos en volver a enviar sendos mensajes al Gobierno, tal como lo habían hecho los norteamericanos de Portugal the Man el día anterior. El frontan comenzó con un férreo apoyo al Pueblo Mapuche, pero lo más polémico vendría minutos después.

Carlos Muller/ LollapaloozaCL

Esto, porque en la pantalla, imágenes de Andrés Chadwick (otra vez), José Antonio Kast, Patricia Maldonado, Jaime Guzmán, Jacqueline Van Rysselberghe, Lucía Hiriart y el Dictador Pinochet, aparecían atravesados por una lanza mapuche, lo que fue ampliamente comentado en redes sociales, donde incluso tuvieron réplicas de los aludidos.

Lo de Fiskales en Lollapalooza hay que aplaudirlo de pie, no por las imágenes antes mencionadas, sino como la reivindicación de un espacio para bandas nacionales de trayectoria y que no habían podido presentarse en este evento.

Las críticas que recibieron cuando fueron confirmados, quedaron en nada cuando comenzaron a tocar, dejando la puerta abierta para que otras agrupaciones nacionales relegadas por el estilo musical, puedan tener un espacio en Lollapalooza.

Tras el bombazo de punk que regaló Fiskales, llegaron las presentaciones de los uruguayos de La Velas Puerca y Gepe, los que comenzaron a confirmar que, por la aglomeración de público que había ya a esa hora, la concurrencia iba a ser de las más grandes en esta novena edición.

Pero no todo lo bueno pasaba en los dos escenarios principales apostados en la elipse, pues en el Acer Stage los alemanes de Parcels brindaban un concierto de una calidad increíbles, que dejó bailando a todos gracias a su funk, electropop y disco, que por momentos recordó a Daft Punk.

La sorpresa de Juanes

Volviendo al escenario principal, a las 17:00 horas se presentó el colombiano Juanes, artista sobre el cual habían muchas dudas debido a lo poco masivo que podría ser para el público que habitualmente asiste a Lollapalooza. ¡Qué equivocados estaban los que decían esto!

Carlos Muller/ LollapaloozaCL

Esto, porque el cafetalero tenía a más de 30 mil personas coreando a rabiar cada uno de sus éxitos, como “A Dios le pido”, “Fotografía” o “La camisa negra”, transformando en un impresionante karaoke a la atiborrada elipse.

Además, Juanes se anotó uno de los grandes momentos de la jornada. Esto, porque luego de contar que lo que se venía era obra y arte de la improvisación, pues se encontró minutos antes con él atrás del escenario, el colombiano invitó a Charly Alberti, quien tomó la batería y comenzó los primeros acordes de “Cuando pase el temblor”, el clásico de Soda Stereo que fue cantado con emoción por todos los presentes. Un momento que será recordado en esta edición 2019.

Usain Bolt llegó hasta el Parque O’Higgins

El rumor de una mega visita sorpresa corrió este domingo, pero con cierto escepticismo nadie creía que algo pasaría. Y ya avanzada la tarde todo se confirmó: esa visita era nada más ni nada menos que Usain Bolt.

El ex atleta jamaiquino, el hombre más rápido del mundo, comenzó a deambular por el Artist Village, ante la atónita mirada de todos los que se topaban con él. La animadora Matilda Svensson lo entrevistó tras bambalinas y ahí Usain Bolt contó que venía a promocionar a una marca de zapatilla y, además, se las dio de DJ en el Perry’s Stage ubicado en el Movistar Arena.

Javier Torres/LollapaloozaCL

Sinergia y un enternecedor concierto

Alejados de todo el ruido de los lugares principales, en un cada vez más alejado Kidzapalooza (un poco más cerca que las lejanías de Aldea Verde), Sinergia comenzaba a jugar la Copa Gamer, con entretenidas interacciones y competencias con el público, con pruebas y desafíos por cumplir, transformando ese escenario en una verdadera habitación de juegos.

Incluso, los integrantes bajaron al público en medio del show para abrazar y entregar amor a los asistentes como una de las tareas. Sin embargo y pese al esfuerzo, la banda fue derrotada por la gente y la gran copa de campeones se la llevó su público.

Es por eso que, en representación de todos, el trofeo le fue entregado a la niña que más cantó y bailó en la gente, en una enternecedora imagen que sirvió de cierre para los tres días de Kidzapalooza, donde los más pequeños tuvieron de todo para pasar un día inolvidable.

LukasJara / LollapaloozaCL

Cierre con broche de oro

Lollapalooza Chile poco a poco iba llegando a su fin luego de las actuaciones de The 1975, Sam Smith, la potencia femenina de St. Vincent y los chilenos de Joe Vasconcellos y Ana Tijoux en las lejanías de Aldea Verde. De un momento a otro todos esos escenarios quedaron a oscuras, vacíos y en silencio, pues la champaña estaba a punto de ser descorchada para el final.

A las 21:45 horas en punto, las 80.000 personas que se dieron cita al último día de Lollapalooza abarrotaron el VTR Stage para despedirse a lo grande con Arctic Monkeys, que por segunda vez tenían el honor de cerrar Lollapalooza Chile, y con escándalo.

“Do I Wanna Know?” fue el punto de partida energético, electrizante y enfervorizador para un show completo de una hora y media, donde Alex Turner y compañía se rindieron ante la energía de una fanaticada nacional que nunca deja de sorprender a las bandas extranjeras que llegan hasta aquí. La pasión se entiende de otra manera en esta parte del mundo.

Matias Delacroix / LollapaloozaCL

Temazos como “Snap Out of It”, “I Bet You Look Good on the Dancefloor”, “505”, “Arabella” “R U Mine?” hicieron delirar a fanáticas y fanáticos que desde temprano se dejaron ver con poleras de Arctic Monkeys. Era claro, los británicos eran los grandes invitados a esta novena edición de Lollapalooza.

Los fuegos artificiales con “With a Little Help from My Friends” de Joe Coker de fondo, fue el final perfecto para tres días de fiesta y música en el Parque O’Higgins. Una edición que tuvo a una gran ganadora, absoluta, por masacre: Paloma Mami.

¡Hasta el próximo año Lollapalooza!

Fotos: Producción Lollapalooza