Así comienza la última canción de Hiperlaxo, desplegando una visión crítica, un pie forzado a madurar e indagar en ciertas reflexiones en torno a nuestra existencia.

Esta entrega propone crear diversas atmósferas en una misma canción. El sonido es una invitación a entrar en un espacio sombrío y nostálgico. En la medida en que lo habitamos y logramos desprendernos de ataduras, el espacio comienza a iluminarse y expandirse a través de la mezcla de bases instrumentales y frecuencias electrónicas. 

A medida que avanza, el espacio se expande moviéndonos por diferentes estados y la reflexión íntima se transforma en un lugar amplio y sin límites. Podríamos pensar que el cuerpo vuela sin gravedad en otro cuerpo sonoro mayor.

«De tantos trajes que nos pusimos, hoy quedan volando”

Afecta nos propone la idea de generar un cambio en la rueda cíclica de la existencia, así como forzarnos a responder una pregunta de sentido; ¿Cómo adaptarse en un mundo errático, en constante cambio y que muchas veces nos resulta mezquino?

Esta canción es el resultado de un humilde intento por iluminar los espacios oscuros que habitamos y cambiar saberes por sabores más genuinos.