Los jóvenes de La Florida comienzan una incipiente y prometedora carrera de la mano de la música negra y quieren darse a conocer al mundo.

Hace algunas semanas, te mostramos el debut de Estupefactus, una banda de jóvenes oriundos de La Florida que encontraron en el Funk su estilo musical, el cual mezclan con una serie de diferentes estilos para tener su sonido propio.

Son seis músicos con prometedoras carreras que quieren buscar su espacio en una escena que ellos ven que está en constante crecimiento, por lo que quiere aportar su grano de arena para hacerla aún más grande.

Estupefactus está compuesto por Vicente Labrín (18 años, guitarra y voz), Duam Díaz (18 años, teclado y voz), Joaquín Guerra (15 años, batería), Cristóbal Contreras (18 años, guitarra), Sebastián Valenzuela (18 años, bajo) y Darío Muñoz (20 años, violín).

Y en su incipiente carrera, los músicos conversaron con ChileFunk en lo que es su primera entrevista como banda, la cual te dejamos a continuación.

¿Desde dónde nace su gusto por el Funk?

Creemos que nace gracias a distintas personalidades relacionadas con el mundo de la música, tales cómo; Maceo Parker, Charly García, Herbie Hancock, Ed Motta, Snarky Puppy y Marcus Miller. Que, si bien muchos de ellos no son artistas exclusivamente de Funk, conservan la esencia de esta música en algunas de sus creaciones. 

¿Cuáles son sus influencias?

Creemos que nuestras mayores influencias son las personas. Las que vemos transitando por las calles de esta gran ciudad, o las que simplemente son parte de nuestra vida diaria. A veces, llevando nombres extraños, cómo: Sebastián, Darío, Duam, Vicente, Cristóbal o Joaquín. 

¿De qué tratan sus letras? 

No sabemos si existe una intención clara a la hora de escribir o comunicar. Pero, a fin de cuentas, todo es creado bajo un contexto, y suponemos que algo de eso queda impregnado en las letras.

¿En qué se basan a la hora de componer, tanto la música como las letras? 

Nada en específico… La verdad es que nos guiamos por nuestras sensaciones, complementadas con ideas, que, como cada pensamiento, aparecen de vez en cuando por la cabeza. 

¿Se visibilizan como músicos profesionales en un futuro próximo?

La verdad, es que sí. Y estamos trabajando para ello. Ensayando cada semana, y enriqueciendo nuestro conocimiento con más información.

¿Cómo ven a la escena Funk chilena?

La vemos en un constante crecimiento. Muchos jóvenes están ocupando este estilo en su música. Y eso nos pone felices, ya que hay mucho que se puede hacer con el Funk. Así lo han demostrado a lo largo de la historia de la música chilena, artistas como; MammaSoul, los Chancho en Piedra o PapaNegro. 

¿Qué piensan hacer para hacer crecer a Estupefactus?

Pensamos en lanzar material por todas las plataformas digitales.  De alguna forma, mientras más opciones la gente tenga de encontrarnos, menos excusas habrá para escucharnos.