Aretha Franklin, prodigio musical del Soul y el R&B, que destacó por sus fuertes influencias del Góspel y su inconfundible voz, nos regaló una inquebrantable producción artística desde finales de los 50 hasta 2017.

Temas realmente valorados como ‘A Natural Woman’ o ‘Respect’ conforman parte del legado de una de las mujeres más aclamadas de su época, que en 2018 fue declarada por la revista Rolling Stone como la mejor cantante de todos los tiempos.

Pionera en ser la primera mujer negra en aparecer en la portada de la revista Time y en ingresar en el Salón de la Fama del Rock and Roll, Franklin no quiso limitarse a su carrera mediática, sino que lideró una incansable lucha por los derechos de las mujeres y las personas afrodescendientes.

Su fuerza y carisma la convirtieron en un icono social, lo que le permitió pegar el salto a la gran pantalla formando parte del elenco de Los Hermanos Caradura y  Blues Brothers 2000. Grandes marcas no dejaron pasar esta oportunidad e introdujeron a la cantante en el mundo de los spots publicitarios, lo que nos dejó grandes recuerdos como el anuncio de la empresa petrolera Amoco en 1986, la publicidad de la línea de modelos de Chevrolet en 1987, el ‘Target’ Christmas Commercial de 1988,  el spot de Pepsi de 1990, Deliver Me para Pizza Hut en 1992, Prodigy Internet en 1999, el patrocinio de Snickers en 2010 y el emotivo ‘Journey Never Stops’ de American Express en 2015.

Si bien todos estos siguieron un patrón publicitario similar dentro de lo que es la televisión en sus respectivas épocas, lo cierto es que Deliver Me ha seguido dando de qué hablar aún después de casi tres décadas, puesto que la pegadiza canción que invita a encargar una Pizzapizza no surgió de una composición dirigida al anuncio, sino que se trató de la adaptación del tema ‘Rescue Me’ de Fontella Bass, una conocida cantante de los 60 que se especializó en R&B, pop y en menor medida Soul.

Debido a la mayor fama de Aretha Franklin, el público atribuyó el crédito del tema a la cantante, obviando las contribuciones de Fontella Bass, que ya con anterioridad había tenido problemas con la patente.

Dos años antes, en 1990, Bass se enteró de rebote de la existencia de un anuncio de American Express que incluía su canción. Tal y como revelaría la cantante posteriormente, se encontraba en su domicilio cuando escuchó el anuncio y se dio cuenta de que estaban interpretando su canción sin su previo consentimiento. Después de pleitos que pusieron en duda la legitimidad de la canción, se demostró que Bass había lanzado el sencillo tres años antes de la grabación del spot publicitario. Tras esto, la artista hizo lo propio en estos casos, que es denunciar por derecho de propiedad intelectual, lo que le permitió ganar una indemnización por daños y perjuicios de $50000.

La reinterpretación de la canción prosiguió su curso, dando lugar a que todos creyeran que Franklin era la propietaria de la canción. Esto ha provocado crispación hasta nuestros días, especialmente entre aquellos amantes del soul que sí conocen de la carrera de Fontella Bass. Tal y como ellos lo plantean, Aretha Franklin habría robado la canción, aunque lejos de ser esto así, lo que refleja este caso es cómo una canción puede evolucionar indefinidas veces hasta difuminarse la versión original, tal y como fue el caso de ‘The Sounds of Silence’ que ha sido tan versionada que hay personas que no la atribuyen a Simon y Garfunkel.

Concretamente ‘Rescue Me’ ha sido utilizada por la empresa British Gas para sus anuncios, mientras que figuras como Elkie Brooks, Bryan Ferry , Gayle McCormick, Diana Ross o Melissa Manchester la han interpretado a lo largo de los años. De un modo u otro, Aretha Franklin continúa siendo la más famosa de todos ellos y con bastante seguridad continuará siendo motivo de comentarios pizzeros  por unos cuantos años más.